< back to Press

¿FUE EL BREXIT UN EVENTO INEVITABLE? KEVIN O’ROURKE DESDIBUJA LA HISTORIA ENTRE EL REINO UNIDO Y LA UNIÓN EUROPEA – DIARIO FINANCIERO

Los invitados al seminario Picton, que se realizará el 10 de octubre próximo, recibieron hace unos días el libro A Short History of Brexit: From Brentry to Backstop del economista y profesor irlandés quien ofrece sus tres visiones de una narrativa que está marcando la nueva relación entre Londres y Bruselas.

“Diría que el Brexit es complicado: se debió a múltiples factores; eliminas uno sólo y el referendo pudo haber sido muy diferente”. Así resumió el economista e historiador irlándes, Kevin O’Rourke, el divorcio del Reino Unido con la Unión Europea, tras 46 años siendo parte del mismo bloque.

En entrevista con Diario Financiero, el especialista en economía internacional explica que la salida de la nación británica se encuentra en un punto muerto, porque “la Unión Europea defiende su mercado único, Irlanda defiende el Acuerdo de Viernes Santo (también conocido como Acuerdo de Belfast o Good Friday Agreement en inglés), y el sistema político del Reino Unido es capaz de tomar decisiones difíciles que estas restricciones hacen necesarias”.

El autor irlandés, quien hoy es profesor de Historia Económica en la Universidad de Oxford –y también ha trabajado en el Trinity College de Dublín-, ofrece en su libro A Short History of Brexit: From Brentry to Backstop, un contexto histórico de la distancia de los británicos con el continente europeo, lo que desembocó en la solicitud de abandonar el grupo.

Son 296 páginas que van más allá de la discusión habitual del Brexit, y proporcionan nuevas perspectivas y comprensión del cambio político y económico más trascendental en décadas, tanto en el Reino Unido como en la UE. “Coordinar las actividades de 27 países sumamente diferentes puede ser difícil y frustrante. Pero el Brexit es un buen ejemplo de cómo las rigideces del sistema de toma de decisiones de Europa pueden, en ocasiones, ser una fuente de considerable poder de negociación”.

“Me complace saber que hay quienes encuentran mi libro útil”, expresa al saber que su minucioso análisis de cómo la nación británica llegó a este punto ha sido tomado como referencia por Picton, para un seminario que realizará el 10 de octubre en Santiago, con la presencia de George Osbourne, el exministro de Hacienda británico durante la gestión de David Cameron e impulsor del referendo del 26 de junio de 2016.

El libro en pocas palabras

Como describe el autor, el Brexit no surgió de la nada: es la culminación de eventos de décadas y tienen raíces históricas que se remontan mucho más allá de este proceso actual.

“El Brexit tiene una historia”, dice.

O’Rourke detalla no sólo cómo han evolucionado las actitudes británicas hacia Europa, sino también cómo la historia de la UE funciona como lo hace y cómo eso ha moldeado la salida de uno de sus miembros.

“La relación del Reino Unido con Europa siempre fue ambivalente. Siempre había mirado hacia su pasado imperial y su relación con América. Los británicos tradicionalmente valoraron las oportunidades económicas ofrecidas por Europa, pero eran mucho menos entusiastas sobre las ambiciones supranacionales de la Comunidad Europea”, relata.

Y agrega que cuando se dio paso a la UE, “emergió una crisis civil en el Partido Conservador: para muchos dentro del partido esta fue una disolución muy grande de soberanía. Sumemos a esto la ambivalencia de una pequeña, pero influyente, sección del Partido Laborista, y en particular su líder desde 2015, además del ascenso de UKIP; el Brexit no fue sorprendente”.

A ello se sumarían la crisis de refugiados en 2015, que ayudó “a crear la impresión de que la UE era incompetente y estaba sumida en la crisis”, y una sensación de inequidad que empezó a generalizarse.

El economista luego se da un paseo por uno de los temas más relevantes para él. Se trata del asunto de la frontera irlandesa –mejor conocido como backstop-, al que define como algo que “no es sólo un asunto de aduanas y comercio, sino que para la UE apunta al corazón de su concepción”.

Ese interludio irlandés cuenta la historia de cómo la membresía de la UE transformó la economía irlandesa y desempeñó un papel importante en llevar la paz al norte de Irlanda. “Esto ayudará a aclarar por qué la frontera irlandesa se ha convertido en un tema tan central en las negociaciones sobre el Brexit”.

Tres años después, ésta sigue siendo una de las principales piedras de tope del proceso.

Luego describe y analiza la decisión británica en 2016 de abandonar el bloque y lo que Downing Street exigía para el país.

Y escribe: “La posición del gobierno británico era restringir la inmigración de la UE, retomar el control sobre sus propias leyes, abandonar la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo y por lo tanto el mercado único; a pesar de esto, también quería preservar el acceso privilegiado de la City de Londres a los mercados europeos; quería hacer acuerdos comerciales con todo el mundo y, por lo tanto, no quería formar parte de una nueva unión aduanera Reino Unido-UE”.

Y continúa: “Al mismo tiempo, quería mantener acuerdos sin fricciones con la UE, o al menos, lo menos problemáticos posible. En otras palabras, el Reino Unido quería mantener el bocado de la membresía que valoraba y deshacerse del resto: quería tener su propia torta y comérsela”.

Ello desembocaría en las complicadas negociaciones que siguieron, al menos hasta diciembre de 2018, cuando O’Rourke finalizó el libro. Hasta entonces se había acordado que el divorcio se concretaría el 29 de marzo de 2019, pero esto no ocurrió. El engorroso divorcio derivó en la renuncia de Theresa May como primera ministra y en la llegada de su sucesor, Boris Johnson.

El interés de un irlandés

Más allá de la historia en sí del Brexit, que seguramente muchos libros, autores y analistas han abordado en estos más de tres años de proceso, el agregado de A short history of Brexit: from brentry to backstop es su autor.

O’Rourke, un irlandés nacido en Suiza que vive en Dublín y trabaja en Oxford, aporta tres visiones distintas de un mismo evento y presta especial atención al impacto del divorcio tanto para la República de Irlanda como para Irlanda del Norte, que sigue siendo parte del Reino Unido. “Como irlandés, que estaba para entonces trabajando en Oxford, el asunto del Brexit se hizo personal; pero también como historiador de la globalización y desglobalización, sentí que tenía algo que aportar, ya que la historia puede ayudar a explicar por qué el Reino Unido, Irlanda y el resto de la UE están tomando las posiciones que están tomando”, dijo a DF.

Su historia puede no cubrir todas las dimensiones del proceso, pero se ha convertido en una guía para entenderlo, con un especial cuidado académico.

Hoy, casi un año después de terminar su obra, hace un nuevo intento por explicar qué ha estado ocurriendo y qué podría estar por venir, en medio de uno de los momentos de mayor agitación política para ambas partes.

“Estoy asumiendo que Johnson está intentando lograr un Brexit sin acuerdo, porque es muy difícil imaginar que puede ser tan ingenuo como para pensar que la UE sería capaz de dejar de lado a Irlanda y romper con el acuerdo de salida. Él podría aún salir airoso, considerando que es la opción por defecto si el Parlamento no define un curso de acción alternativo”.