< back to Press

FERNANDO FERNANDEZ, EX ECONOMISTA PRINCIPAL DEL FMI: “EN GRAN PARTE DEL MUNDO, LOS NIVELES DE CRECIMIENTO PRECRISIS NO LOS VAMOS A VOLVER A VER” – EL MERCURIO

El académico español de IE Business School será uno de los principales expositores en el seminario PICTON-El Mercurio. Advierte que el principal riesgo para el Viejo Continente es no resolver una mejor arquitectura institucional.

Si alguien imaginase a España sin el euro podría pensar que la crisis del 2008 en ese país quizás se pudo evitar, que a lo mejor la economía ibérica sería más fuerte y dinámica de lo que es en la actualidad. Sin embargo para Fernando Fernández, ex economista principal del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex director del servicio de estudios del Banco Santander, esa hipotética contingencia es remota.

“La unión monetaria es claramente buena, pero no entendimos bien lo que significaba”, dice el experto español, académico del IE Business School.

Es más, Fernández –quien expondrá el 26 de septiembre en el segundo seminario PICTON – El Mercurio, “Why Nations Fail”– asegura sin rodeos que “en los últimos 20 años España no se podría entender sin el euro.

-¿Cómo se descarta que España no hubiera tenido un mejor desempeño en la última década sin la moneda única?

“No se entiende tanto en el período de crecimiento como en la decadencia y en la crisis posterior. Porque si miras en términos netos, en los últimos 25 años, todavía ese tramo es extremadamente positivo: la renta per cápita es mucho más alta, el nivel de crecimiento medio está por encima del 2,5%. Lo que quiero decir es que si hubiésemos entendido bien lo que significaba la unión monetaria, nos hubiéramos evitado la crisis del 2008. Se habría podido entender la racha de alto crecimiento”.

-¿Cuándo veremos un renacer de la economía española?

“Creo que la economía española ya está yendo hacia el renacer. El año que viene las tasas de crecimiento serán positivas, sobre 1,5% anual. Es un nivel muy bajo, pero indica que la crisis ha quedado atrás. Lo importante es preguntarse cómo será la recuperación –qué tan rápida, qué tan profunda- y como ella golpeará al empleo”.

-¿Cuál es su perspectiva sobre el repunte?

“Hay que entender que España ha vivido una crisis de exceso de endeudamiento. La deuda pública pasó del 38% del PIB en 2008 al 93% este año, lo que significa que el nivel de los pagos por intereses de la deuda será una rémora importante del crecimiento en los próximos años”.

“España gastará 3 puntos del PIB todos los años en hacer frente a la deuda pública. Si tomamos la privada –agrega- empresas y familias, donde las cifras son de 180% del PIB, eso también te da una idea del gasto en pago de intereses que ese sector tiene que hacer”.

-¿Cree que hoy la recuperación española es fuerte?

“Claro. La Economía española ha hecho dos o tres ajustes fundamentales que lo explican: el sistema financiero, que hoy está saneado y más sólido, y la recuperación de la competitividad. España tiene por primera vez, desde que tengo uso de razón, superávit comercial gracias a una apuesta del sector privado hacia las exportaciones”.

“También hay que destacar el ajuste de los costes laborales, situando los salarios en niveles más competitivos”.

Mirada global: Europa más lento que Estados Unidos

-Tanto es España como en el mundo, ¿cuándo se retornará a los niveles de crecimiento  previos a la crisis de 2008?

“Creo que en gran parte del mundo los niveles de crecimiento precrisis no los vamos a volver a ver. El orbe camina hacia lo que llamamos un nuevo normal. Lo digo por los emergentes e incluso por Chile, que va a tardar muchos años en ver tasas del 6 o 7%. Esto es porque el boom de commodities de materias primas ha desaparecido, lo que acarreará un crecimiento más suave, menos distribuido hacia los emergentes. Esa misma analogía ocurrirá en Europa con los países periféricos”.

-¿Cómo ve la recuperación en Europa en comparación con la de Estados Unidos?

“Obviamente Estados Unidos está más fortalecido, ya que tienen más agilidad económica y más capacidad para hacer ajustes repartidos. En Europa es institucionalmente más complicado y hay más dificultad para tomar medidas drásticas”.

“Por eso mismo creo que Europa tendrá en los próximos tres años un crecimiento por debajo del estadounidense”.

-¿Qué factores de preocupación destaca en la actualidad de la Zona Euro?

“Europa tiene un gran problema que no está resuelto: la unión bancaria. Creo que hoy está mucho más cerca de resolverse este tema que hace dos años, ya que el riesgo de que el euro deje de existir es marginal. Pero lo que sí sigue siendo un riesgo es que la arquitectura institucional del bloque es todavía muy imperfecta y dificulta el crecimiento. Europa está lejos de ser un área monetaria óptima y eso tiene que ver con una falta de institucionalidad”.

-Viendo el futuro accionar del Banco Central Europeo, ¿cree que bajará la tasa?

“No estoy nada seguro de que el BCE baje las tasas de interés adicionalmente. Ya están en mínimos históricos. Sé que hay economistas que lo dicen, pero no creo que sea el escenario más probable. Lo que sí creo es que se mantendrá la provisión de liquidez por mucho más tiempo. La discusión de la Fed de ahora no va a estar en el BCE durante el próximo año”.

“Hay una alta posibilidad de que el BCE haga una nueva ronda de inyección de liquidez antes de final de año. La economía no acaba de despegar a una tasa razonable”.