< back to Press

CHILE, EL MEJOR JUGADOR REGIONAL – EL PULSO

El ritmo de 9% anual al que ha crecido la riqueza en Chile durante los últimos cinco años, nos posiciona como el país con mayor potencial de desarrollo de familias de alto patrimonio en América Latina. De ello dan cuenta los más de 8 mil hogares que al 2011 cuentan con un patrimonio líquido para invertir superior al USS 1 millón.

Uno de los datos más sorprendentes del estudio realizado por BCG es que Brasil y México dejaron de ser los referentes de Latinoamérica en materia de wealth management, dando paso a un clúster conformado nada menos que por Chile, Colombia. Pero eso no es todo. Entre ellos, Chile destaca como el mercado más sofisticado de todos y, por lo mismo, como el llamado a convertirse en un player regional importante.

“Se trata de un mercado pequeño, pero sofisticado, que en los últimos cinco años permitió el desarrollo de jugadores como Celfin, LarrainVial, IM trust, Munita Cruzat & Claro y otros, que vieron la oportunidad y empezaron a crear oficinas en Colombia, Perú. Nueva York o Miami, ayudando considerablemente a rentabilizar la riqueza en Chile”, sostiene Jorge Becerra, Senior Partner de la firma para Latinoamérica.

Y las cifras hablan por sí solas. Entre 2006 y2011, un período que incluye la crisis global, la riqueza en Chile creció a un promedio del 9% anual. Muy por sobre el promedio regional, que lo hizo al 5%.

Según el estudio, la riqueza total de las familias chilenas alcanzó los US$290 mil millones durante el 2011 y los hogares considerados como millonarios, es decir; con activos líquidos para invertir por sobre US$ 1 millón, alcanzaron los 8 mil. En conjunto, estos activos suman unos US$70 mil millones.

Una particularidad de Chile, según Becerra, es que hay una alta concentración en el segmento de familias que individualmente cuentan con más de US$100 millones para invertir y que es, además el que más ha crecido. “Existen en Chile unas 40 familias que, como resultado de un trabajo empresarial exitoso, han acumulado activos líquidos invertibles por casi US$40mil millones”.

Otra característica del mercado chileno, es que a diferencia de otras economías emergentes, el negocio on-shore es sumamente importante en la gestión de inversiones. Se calcula que más del 70% se invierte localmente. “Gran parte de los activos son manejados por instituciones domiciliadas en el país, mientras que en otros países de América Latina, como Argentina o Venezuela, la mayor parte de la riqueza es gestionada fuera del país de origen. Eso habla de la tremenda confianza que las familias con alto patrimonio en chile le tienen a las firmas de gestión de activos locales”, sostiene Federico Muxi, director de BCG.

Ese 30% que las familias de alto patrimonio no invierten en Chile está repartido en partes iguales entre Suiza, como booking center; Estados Unidos, con Nueva York y Miami como plazas principales, y El Caribe, donde Panamá, las Islas Cayman y Bermudas se presentan como una muy buena alternativa para la creación de vehículos de inversión.

¿De dónde proviene el dinero de los más ricos? Además de las familias empresarias, que históricamente han formado parte de este grupo y del creciente aumento en el número de emprendedores, en los últimos diez años se ha dado en Chile un fenómeno que, a juicio de Becerra, es bastante propio de los países desarrollados. Muchos altos de ejecutivos de empresas han logrado acumular un patrimonio tal, que hoy se calcula que son más de 6 mil los hogares que tienen activos líquidos para invertir entre US$1 millón y US$5 millones. “Chile presenta niveles de remuneraciones altamente competitivas a nivel regional, lo que ha permitido el desarrollo de una clase ejecutiva que se está orientando con fuerza al ahorro e inversión”, sostiene Becerra.

El segmento entre US$ 10 millones y US$20 millones también ha experimentado un crecimiento interesante y se asocia básicamente a las segundas y terceras generaciones de familias empresarias. Asimismo, ha surgido un grupo de familias de alto patrimonio importante entre quienes han vendido sus empresas. Es el caso de las firmas de retail y las relacionadas a la industria minera.

Gestión de Riqueza en Chile: un modelo de exportación

Mientras la riqueza mundial se ha desacelerado, los mercados emergentes y en particular Chile, se están transformando en el foco de atención internacional en el negocio de wealth management.

Mientras la riqueza mundial creció apenas un 1,9% en 2012, alcanzando los US$122,8 billones, los países BRIC crecieron en promedio un 18,5%. Las razones de este pobre crecimiento global son simples: incertidumbre mundial, muy bajo crecimiento económico en mercados desarrollados y una disminución en el precio de las acciones a nivel global.

La riqueza total en Chile alcanzó en 2011 los US$290 mil millones y los hogares considerados como millonarios, es decir, con activos líquidos para invertir por sobre US$ 1 millón, alcanzaron los ocho mil.

Se está produciendo un desarrollo importante de la industria de gestión de riqueza en chile. Las instituciones locales invierten y se especializan crecientemente, y se empieza a producir un fenómeno de internacionalización de algunos actores, con ejemplos recientes como las alianzas entre BGT Pactual y Celfin, BCP e IM Trust o Itaú con MCC.

Hacía adelante y en un contexto donde los bancos en centros off-shore tradicionales se enfrentan a considerables presiones regulatorias, sólo podemos esperar que la relevancia del mercado on-shore en Chile continúe aumentando. Pero también crecerán los desafíos para los actores locales, de la mano de clientes cada vez más exigentes y de un entorno más desafiante con la entrada de nuevos jugadores, en algunos casos con modelos innovadores como es el caso de Picton Advisors, un multi family office independiente.

La gestión de riqueza puede ser un negocio muy atractivo. Ganarán quienes inviertan en innovar en sus ofertas de productos Y de los de servicio, con visión segmentada de sus clientes; desarrollen plataformas tecnológicas modernas y procesos de compliance impecables y sean capaces de atraer y retener al recurso más escaso en este contexto tan competitivo: el talento humano.