< volver a Prensa

Oportunidades en el Dinámico Sistema de Fondos de Pensiones de Latinoamérica

11Pockets of Opportunity in Latin America’s Evolving Pension Fund Picture
November 11, 2021

La región alberga una variedad de sistemas de pensiones y las regulaciones de inversiones alternativas son una prioridad para quienes asignan fondos que buscan invertir en el extranjero.

Los fondos de pensiones son, con diferencia, los mayores inversores de América Latina y tienen su sede principalmente en Chile, Colombia, Perú, México y Brasil. Los fondos, que representan 822.000 millones de dólares en activos totales bajo gestión (AUM), se han vuelto más ambiciosos en la última década y buscan invertir una mayor proporción de esos activos en mercados privados, tanto nacionales como extranjeros.

Las ambiciones de los fondos de pensiones latinoamericanos se han visto respaldadas de manera desigual por la flexibilización de las regulaciones en diferentes jurisdicciones. Por ejemplo, Chile, Colombia y Perú comenzaron a invertir en activos alternativos hace aproximadamente una década, mientras que México recién comenzó a asignar fondos a activos alternativos en 2018. Mientras tanto, los fondos de pensiones brasileños todavía no pueden invertir en inversiones alternativas extranjeras. Las compañías de seguros y las family office son inversionistas más pequeños en la región, pero están ganando participación de mercado a través de carteras más maduras, principalmente en Chile.

Picton estima compromisos para inversiones alternativas extranjeras de 11.000 millones de dólares al año en el corto y mediano plazo, de los cuales 9.800 millones procederán de fondos de pensiones y 1.300 millones de dólares de compañías de seguros y oficinas familiares. Además, vemos compromisos por 8.200 millones de dólares en capital privado, 1.300 millones de dólares en deuda privada y 1.600 millones de dólares en activos reales (Fig. 2). En términos de cómo se desglosará esto por país, los planes más activos están en México, Colombia y Chile, con asignaciones anuales esperadas de 4.200 millones de dólares, 3.400 millones de dólares y 3.000 millones de dólares, respectivamente.

Las diferencias culturales, políticas y económicas entre países crean un panorama de inversión alternativa extremadamente matizado, y los médicos de cabecera que buscan atraer compromisos deben comprender cada geografía. Mientras que algunos países, como Chile y México, están introduciendo políticas de inversión más progresistas y abriéndose a activos alternativos globales, otros, en particular Brasil, parecen mantener el rumbo. La regulación y las políticas, tanto nuevas como antiguas, están dando forma a los objetivos estratégicos a largo plazo de los LP. Dado que muchos administradores de pensiones de la región buscan modernizar sus carteras con asignaciones alternativas globales, analizamos la situación única y los desafíos de cada economía.

Chile

Chile administra uno de los sistemas de pensiones más grandes de la región. Durante los últimos 40 años, la nación andina ha construido su sistema de pensiones en siete fondos, cada uno con su propio perfil de riesgo único, y que actualmente administran un total combinado de $206 mil millones en activos bajo gestión. Pero este total ha disminuido recientemente. Como parte de un plan de ayuda económica para la pandemia de COVID-19, el gobierno autorizó tres retiros legislativos del sistema de fondos de pensiones. Hasta octubre de 2021, se han retirado 50.000 millones de dólares, y se estima que se podrían retirar unos 7.000 millones de dólares adicionales (o alrededor de una quinta parte de los activos totales de los planes) a lo largo de los próximos meses. Estos retiros han afectado el floreciente programa de inversión alternativa de los fondos de pensiones, que se ha vuelto más progresivo en los últimos años. Las políticas que exigían que los fondos subordinados locales obtuvieran exposición a fondos extranjeros se relajaron en noviembre de 2017, y los reguladores actualizaron las restricciones en mayo de 2020 para permitir asignaciones individuales de clases de activos privados, que anteriormente estaban agrupadas en una asignación única con capital privado. Específicamente, las inversiones en fondos extranjeros de bienes raíces e infraestructura se incluyeron dentro del límite de capital privado, donde las asignaciones favorecieron a los fondos de capital privado de mayor rendimiento. Según la nueva política, los bienes inmuebles y la infraestructura se gestionan en asignaciones separadas. El beneficio clave aquí es la diversificación, pero también abre la puerta a los administradores de fondos que buscan capital de estas carteras recién creadas.

Colombia

El sistema privado de pensiones colombiano se inauguró en 1994 como un plan de contribución definida y desde entonces ha crecido hasta superar los 93.000 millones de dólares en activos gestionados. La configuración de este sistema es similar a la de Chile, en el sentido de que consta de dos tipos de planes de pensiones privados, obligatorios y voluntarios, cada uno de los cuales está compuesto por cuatro fondos con diferentes perfiles de riesgo. Los reguladores del país permiten inversiones directas en alternativas, e incluso aprobaron legislación en octubre de 2020 para eliminar todos los límites de suscripción a alternativas. Sin embargo, se mantienen los límites generales para las inversiones en activos alternativos extranjeros. Además, las inversiones en crédito privado extranjero y fondos de activos reales están incluidas dentro del límite del capital privado. Debido a sus menores rendimientos esperados, se ha comprometido muy poco con estos activos.

Perú El sistema privado de pensiones de Perú, basado en ahorros individuales, fue creado en 1993. El sistema está compuesto por cuatro fondos de pensiones que administran un total de 41.000 millones de dólares. Además, existe un sistema público de pensiones compuesto por fondos con diferentes perfiles de riesgo, que actualmente administra alrededor de 5.800 millones de dólares. Al igual que en Chile, el Congreso de la República del Perú aprobó en 2020 una serie de leyes que autorizan retiros de su sistema de pensiones como parte de un plan de alivio de la pandemia. Hasta octubre de 2021, se han retirado 11.000 millones de dólares y se estima que se podrían retirar 11.000 millones de dólares adicionales a lo largo de los próximos meses. En noviembre de 2020, los reguladores del país publicaron un proyecto de regulación destinado a mejorar la flexibilidad del sistema, proponiendo varios cambios a los regímenes de inversión. Entre otras reformas, busca eliminar los límites de suscripción de clases de activos y permitir que los fondos definan internamente límites dentro de sus carteras generales de inversión alternativa. Dado que las inversiones en fondos de crédito privados extranjeros están incluidas dentro del límite de capital privado, los administradores de pensiones se han comprometido con un pequeño número de fondos concentrados en estrategias con rendimientos superiores a los esperados, como deuda en dificultades y situaciones especiales. Las compañías de seguros de vida en Perú también forman parte del sistema de pensiones y brindan anualidades a los contribuyentes jubilados. En total, hay 14 compañías de seguros de vida, con un total de 13.000 millones de dólares en activos gestionados. La regulación en torno a las carteras de estas empresas también se ha vuelto más flexible en los últimos años. Como resultado, las compañías de seguros de vida tienen un acceso más fácil a una variedad de activos tanto nacionales como extranjeros, en particular activos alternativos. Actualmente, existe un límite del 50% para las inversiones extranjeras y un sublímite del 30% para inversiones alternativas. Las compañías de seguros de vida han comenzado recientemente a desarrollar un programa de inversiones alternativas.

México En 1997, el sistema de pensiones mexicano pasó de ser un plan de reparto a un plan privado de cuentas de ahorro individuales. Estos 10 fondos de pensiones, conocidos como AFORES, tienen 235.000 millones de dólares en activos gestionados y siguen un sistema de “fondos con fecha objetivo” (conocido como Siefores Generacionales). Bajo este sistema, la cuenta de un pensionado será asignada a una Siefore asociada a su grupo de edad, y permanecerá allí hasta que el individuo se jubile. Hasta enero de 2018, las inversiones alternativas eran limitadas en México. Posteriormente, se modificó el régimen de inversiones para permitir a las AFORES invertir en capital privado extranjero a través de vehículos locales denominados Certificados de Titulización Fiduciaria de Proyectos, o CERPI. El primer CERPI internacional se creó en 2018. Al día de hoy, hay 28 CERPI por un total de $11 mil millones de dólares, lo que representa el 4,8% de los activos gestionados de las AFORES. Así, una AFORE puede adquirir el 100% de un CERPI, hasta el 3% del patrimonio total del fondo. Además, si al menos el 10% de los activos gestionados de un CERPI se invierte en México, entonces el 100% de sus activos se consideran inversiones locales y, por lo tanto, están excluidos del límite del 20% de inversión extranjera. Actualmente, ese límite de inversión extranjera está al límite de su capacidad.

Brasil El sistema de pensiones en Brasil se sustenta en tres pilares: dos que apoyan a los trabajadores de los sectores público y privado, y el tercero que proporciona planes voluntarios. Actualmente, hay 244 fondos con un total combinado de 247 mil millones de dólares en activos gestionados. Analistas y políticos de todo el espectro político han reconocido desde hace tiempo que el sistema de pensiones es insostenible, al tiempo que reconocen el papel del sistema en la mejora de las actuales dificultades económicas del país. Así, en octubre de 2019 se aprobó una reforma del sistema de fondos de pensiones. La reforma abrió el camino para un sistema de capitalización individual, similar al de Chile, en el que la pensión de cada trabajador dependerá de su capacidad de ahorro a lo largo de su vida laboral. vida. Se espera que los nuevos contribuyentes se adhieran a este sistema, lo que debería impulsar el mercado de fondos de pensiones privados. Los fondos de pensiones en Brasil no pueden invertir en inversiones alternativas extranjeras.

Una región de potencial Como agente colocador en América Latina, una región caracterizada por asociaciones a largo plazo, es esencial tener presencia local en varios mercados. Esto permite el desarrollo de nuevas relaciones con clientes potenciales y el mantenimiento de relaciones con los clientes actuales, al mismo tiempo que brinda cobertura y visibilidad únicas y garantiza que los tomadores de decisiones clave se sienten a la mesa. Junto con esta presencia regional, debe haber una comprensión profunda de los objetivos de inversión de cada cliente y conocimiento sobre cómo navegar dentro de su jurisdicción única. Esto permite respaldar los procesos de debida diligencia de los clientes y obtener informes de debida diligencia personalizados, opiniones legales y soporte operativo. Finalmente, ser objetivo es fundamental. El único negocio de Picton con clientes institucionales es actuar como distribuidor de fondos de terceros, eliminando conflictos de intereses y creando un nivel único de confianza con los inversores institucionales.

sobre Matías Eguiguren Entre 1996 y 2010, Matías desarrolló y lideró el esfuerzo de distribución de fondos institucionales en Celfin Capital – uno de los principales bancos de inversión de Chile – donde fue socio y miembro del directorio. Negoció acuerdos de distribución y alcanzó más de 10.000 millones de dólares en inversiones en fondos mutuos por parte de inversores institucionales y personas de alto patrimonio en Chile, Perú y Colombia. También fue responsable de la división de fondos de inversión de Celfin Capital, que creció hasta alcanzar más de 2.500 millones de dólares en activos bajo gestión. Luego de dejar Celfin Capital, se desempeñó como asesor del Ministerio del Interior de Chile (2011). Entre 2009 y 2010, Matías se desempeñó como presidente de ACAFI, la asociación chilena de administradoras de fondos de inversión, y fue miembro del comité público-privado organizado por el Ministerio de Hacienda que trabajó en la propuesta e implementación de la Ley Única de Fondos de Inversión. de Fondos). Matías es Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile, donde recibió el premio Nicolás Boetsch como mejor egresado en reconocimiento a su trayectoria profesional en noviembre de 2012.

Ícono de validado por la comunidad